Por culpa de la violencia, reportan nuevo desplazamiento forzado de campesinos en Córdoba.

El temor de quedar expuestos en medio de enfrentamientos de grupos armados ilegales que se disputan el control territorial de cultivos ilícitos, rutas del narcotráfico, laboratorios y áreas estratégicas de retaguardia para evadir las autoridades, provocó un nuevo desplazamiento de familias campesinas de la zona rural del municipio de San José de Uré, subregión del San Jorge en el sur del departamento de Córdoba.

La Fundación Cordoberxia, defensora de derechos humanos en la zona, reportó que se desplazaron forzosamente doce (12) familias provenientes de la vereda El Cerro (San José de Uré), lugar donde fue degollado el campesino Manuel Osuna el pasado sábado 6 de julio.

Estás familias desplazadas ya se encuentran en la cabecera municipal de San José de Uré.

A través de un comunicado alertan que más familias se van a desplazar, huyendo de la muerte en la población conocida como Batatalito, comunidad equidistante a la vereda El Cerro por la presencia de integrantes del “Clan del Golfo”, así como los “Caparros”.

“Temen por sus vidas en el marco de una posible confrontación de estos actores beligerantes. Ilegales han incinerado una humilde vivienda de una familia campesina de esta vereda”, precisa la denuncia.

Antecedentes:

El 9 de julio unidades del Ejército Nacional desactivaron unos artefactos explosivos que al parecer habían sido instalados el 8 de julio en la mañana presuntamente por miembros del “Clan del Golfo” o “AGC” cerca a los estanques de peces en el Corregimiento de Versalles.

Estos hechos son desde luego una infracción al DIH, por tanto se insta a la Fiscalía General de la Nación y en específico a su “grupo élite” para que de manera coordinada con la Operación Aquiles impartan justicia y hagan lo necesario para que impere la ley y las libertades constitucionales de los ciudadanos y ciudadanas habitantes de este corregimiento azotado por la violencia perpetrada por actores armados ilegales.

Entre mayo y lo que va del mes de julio el conflicto armado a repuntando vertiginosamente en esa zona del sur de Córdoba en el reacomodamiento de los GAOS que hacen presencia en disputa del poder territorial.

Sobre este municipio existe una lectura de advertencias y recomendaciones por parte de la Defensoría del Pueblo, consignadas en la Alerta Temprana de inminencia 071-18 emitida el 10 de septiembre del 2018. “En el marco de esta requerimos se atienda con urgencia la crisis humanitaria que se vive con razón del conflicto armado en este municipio y estos corregimientos y veredas aledañas”, concluye el documento de la fundación defensora de derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares