Primer caso de Covid-19 en Córdoba ¿es o no es?

Primer caso de Covid-19 en Córdoba ¿es o no es?

Sharing is caring!

El hecho que el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, se haya atrevido a advertir el posible primer caso de coronavirus en el departamento, deja en el ambiente que conoce anticipadamente el resultado de la prueba diagnóstica y que será positiva, de lo contrario habrá actuado con una precipitud equivocada generando confusión.

Son los mismos gobernantes los que en reiteradas oportunidades se han cansado de advertir a la ciudadanía que no se debe especular, que se deben seguir conductos regulares y que es el Instituto Nacional de Salud, a través del Ministerio quien entregará el reporte de confirmación de los casos positivos, muertes, descartados, regiones donde se presentan y estado de los pacientes, como a la fecha ocurre.

Dicho esto, no se entiende el trino del gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, cuando en la noche del sábado 28 de marzo, escribió:

Su escrito en redes sociales le ha generado también una serie de críticas. Le cuestionan que como autoridad no le queda bien estar especulando con algo tan delicado.

Además, en Sahagún, donde todo el mundo se conoce, salieron irresponsablemente a señalar a una joven de ser la portadora del virus, que está paseando las calles del pueblo, y a través de sus redes sociales la ofendida le pidió al mismo gobernador que aclare que no es ella.

Todo esto ocurre cuando se crea una incertidumbre a través de un caso probable y no confirmado. Pero como ya se atrevieron a aventurar con el posible primer positivo de Covid-19 en Córdoba, el gobernador o su secretario de salud deben salir a explicar:

  1. Desde cuando mantienen aislada a esa persona
  2. Su aislamiento ha estado vigilado para evitar que tenga contacto con otras personas, incluyendo su familia
  3. Sabiendo que llegó a Sahagún el pasado 22 de marzo, ¿identificaron al taxista que la trasladó?, ¿le hicieron la prueba a ese conductor?, ¿también está en aislamiento?, ¿también se la hicieron a sus colegas conductores en la terminal aérea de Montería?, ¿identificaron a los pasajeros de ese vuelo para conocer su estado de salud?
  4. ¿Por qué se alerta de esta manera a Córdoba, y no se hizo lo mismo con el caso del agente interventor del hospital San Jerónimo de Montería y el paciente que ingreso a ese centro asistencial proveniente de Chinú?. Ambos están aislados.

Vale la pena aclarar que en Córdoba hay una gran cantidad de casos sospechosos y están a la espera de resultados, ¿entonces por qué anticiparse con este?

Son los primeros interrogantes que surgen de este hecho, pero lo importante no es el reproche. De esos errores hay que aprender, aquí lo importante es cómo podemos seguir orientando a la ciudadanía para que entre todos nos protejamos.

Los casos de coronavirus van a llegar a Córdoba, eso no nos debe asombrar, nos debe convocar a fortalecer nuestro auto cuidado para evitar contagiar a los demás.

Aquí, en este punto, detengámonos para señalar que el trabajo que está haciendo el gobernador Orlando Benítez, el alcalde de Montería, Carlos Ordosgoitia y los demás mandatarios locales ha estado sintonizado con la aplicación de las medidas sanitarias y a pesar de las limitaciones preparan a sus poblaciones para los posibles casos que se presenten del virus.

No podemos desconocer que fue el gobernador de Córdoba, previa reunión con los alcaldes del departamento, de los pocos mandatarios regionales del país que se anticiparon a establecer la medida del toque de queda.

Adicionalmente, junto con el alcalde de Montería, puso en marcha planes estratégicos sanitarios que iniciaron con la conformación de grupos de trabajadores en salud, que se convirtieron en los “héroes de chaleco”, para realizar controles sanitarios en el aeropuerto Los Garzones, terminales de transporte, en las afueras de la capital y extender un programa preventivo de contagio que, a la fecha, ha dado resultados, muy a pesar de los desobedientes.

Destaco ese punto, porque así es como aún, el departamento de Córdoba en cierta medida evitará la expansión del virus. Pero ya dependerá de nosotros los ciudadanos. Una cosa es decretar medidas, otra cosa es que se hagan aplicar y otra muy distinta acatarla, es este último eslabón, la mayoría han sido responsables, pero falta más compromiso.

Si en las próximas horas confirman el primer caso de coronavirus en Córdoba, no es para levantar en hombros al gobernador y salir a defenderlo señalando que tenía la razón. Si sale negativo, tampoco es para salir a crucificarlo.

En ambos casos la obligación ciudadana nos llama a pensar bien lo que estamos haciendo a la hora de cuidarnos entre todos para no ser alcanzados por el virus.

Insisto, de los errores se debe aprender, y esta pandemia nos está dando una lección de vida, de fe, y ojalá podamos entender que se trata también de llamarnos a una reflexión antes que el señalamiento.

Traigo a este escrito de opinión lo escrito recientemente en su cuenta oficial de twitter la alcaldesa de Bogotá, Claudia López: » El desafío que estamos enfrentando como humanidad nos pone en evidencia a todos. Con aciertos y errores, las mayorías trabajamos con empatía y solidaridad.

Finalizo este escrito con la siguiente frase de la directora del Instituto Nacional de Salud, Martha Ospina, ‘No estamos ocultando información ni es el momento de ser ligeros’.

Ella dice que estiman en 4 millones los contagios y que el 80% serán con síntomas leves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.