Renuncias y escenarios políticos de los conservadores en Montería

Renuncias y escenarios políticos de los conservadores en Montería

La renuncia de los secretarios de la Alcaldía de Montería, Hugo Fernando Kerguelén y Andrés Silva, están generando ruido en los corrillos políticos donde se especula una posible estrategia de la casa Ordosgoitia para perfilar posibles pre-candidatos para la elección del nuevo alcalde en octubre de 2023.

Se estaría buscando con estos movimientos ‘quemar fusibles’ políticos para distraer la opinión, mientras se mantiene un ‘as bajo la manga’ que aún no quieren asolear.

Lo cierto es que el paso al costado de estos dos funcionarios permite estar en los tiempos oficiales para no inhabilitarse en una eventual postulación como candidatos a un cargo de elección popular, en este caso, la Alcaldía.

El gobierno actual, como suele ocurrir en todos los escenarios de poder, quiere, mantenerse en cuerpo ajeno con un sucesor que le ofrezca ‘garantías’ políticas. A ellos, no a la gente y bajo el lema de que, “hay que darle continuidad a un proyecto de desarrollo”, pretenden posicionar los personajes.

Ahora bien, hay otro escenario en el que jugarían ambos personajes. Ser la representación del gobierno local con un candidato o CANDIDATA que ya está en la arena en pre-campaña.

Es una posibilidad en esta baraja de hipótesis. Actualmente, la candidata que más cercanía tendría con esa administración es María Angélica Correa, actual concejal del partido Conservador y del ala David Barguil. ¿Será la ungida?

¿Están unidos Ordosgoitia y Barguil para la próxima contienda?

Sectores políticos cercanos aseguran que hablan y conservan sus poderes en la administración, pero que no hay nada definido de candidaturas. Por eso, se insiste en que estos pre-candidatos son para mover el nivel de popularidad y medir el pulso político.

Para algunos es prematuro, y que el éxito o no de la actual administración, pesará en el candidato que lleve el guiño.

¿Y Marcos Daniel?

Este episodio no lo pueden olvidar. Si quieren un candidato avalado por el partido Conservador deben consensuar con el senador Marcos Pineda. Él es quien sacó mayor votación en Montería en la pasada elección y es quien avalará el próximo candidato azul.

Hagamos memoria. Lo mismo ocurrió cuando Barguil le dio el aval a Ordosgoitia, siendo Marcos Daniel alcalde. Para aquella elección de Senado David le ganó a Nora en la capital y con fuerte incidencia en el directorio nacional Conservador logró el aval para quien hoy es el alcalde. Allí el damnificado fue Marcos con su candidato Salin Ghisays.

En la actualidad los papeles se invierten, ahora es la casa Pineda la del aval, con poder en el directorio (Marcos y Wadith están en él), mientras Barguil, perdió la consulta presidencial, con Fico y luego con Rodolfo, la Presidencia de Colombia. Ah, y la presidencia de su partido.

En medio de esta maraña de hipótesis surgen preguntas ¿terminarán unidas las casas Pineda, Barguil y Ordosgoitia?, ¿Creen los Ordosgoitia que solos pueden colocar sucesor?, ¿Marcos y David se unen y sacan de taquito al gobernante de turno?, o ¿cada grupo con su candidato?.

Mientras ellos se ponen de acuerdo hay algo claro. Una tercería popular les podría amenazar si terminan divididos. Y hay nombres de personas populares que tienen reconocimiento y que podrían terminar dando el golpe como independientes. Casos se ha visto y la lectura política actual nos muestra vientos de cambio.

¿Aplicarán esos cambios en la elección popular de 2023?. Depende de candidato (a), propuesta, conexión con la gente y que el votante decida por lo mismo, o por un nuevo rumbo.