La Secretaría de Salud del departamento de Córdoba inició un proceso estricto de verificación para constatar si hubo o no irregularidades en la aplicación de vacunas contra la covid en la Clínica Cardio Infantil, denunciado por presuntamente haber usado dosis para inmunizar a familiares del gerente del centro asistencial.

El gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, dijo a través de su cuenta de red social twitter que, “n caso tal que esas auditorías encuentren un presunto mal manejo en la aplicación de las vacunas, procederemos inmediatamente a dar apertura a procesos sancionatorios y dar traslado a las autoridades competentes”.

Al insistir en que su Gobernación no permitirá que se juegue con la salud de los cordobeses, el mandatario dijo que desde el área de Inspección Vigilancia y Control de la Secretaría de Salud harán las investigaciones y denuncias respectivas ante los órganos judiciales, de ser evidenciada la irregularidad.

La delicada denuncia precisa que médicos de la Clínica Cardio Infantil de Montería se quejaron porque el director de esa clínica vacunó a toda su familia y allegados del centro médico, desconociendo a todos los trabajadores de salud de primera línea.

La clínica no ha emitido reacción alguna.