La Superintendencia Nacional de Salud desplegó la mayor estrategia de inspección y vigilancia de su historia para verificar el cumplimiento de los lineamientos por parte de los aseguradores, prestadores y entes territoriales en el Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19.

Para ello, conformó un grupo élite de profesionales quienes han empezado a recorrer todo el país para desarrollar las funciones de inspección y vigilancia durante las tres etapas en que se ha dividido el plan de inmunización: alistamiento, operación y seguimiento.

El propósito, dijo el Superintendente, es verificar que tanto las autoridades de salud departamentales y locales, así como las clínicas, hospitales y EPS cumplan con el diligenciamiento de los formatos, implementen sus funciones de reporte y lleven a cabo todos los registros que permitan contar con una exacta trazabilidad de cada vacunado en Colombia.

Hasta la fecha, en esta primera etapa de alistamiento la Superintendencia ha realizado visitas y pilotos de inspección sobre 11 entidades territoriales, 16 EPS y 9 IPS, con el objeto de que cumplan con los lineamientos y las responsabilidades establecidas por el Ministerio de Salud.

En las dos últimas semanas, los equipos especiales de la Supersalud han realizado visitas a actores de la salud de los departamentos de Cesar, Sucre, Cundinamarca, Quindío, San Andrés, Nariño, Tolima, Meta y Valle del Cauca, así como las ciudades de Barranquilla y Cali.

De manera simultánea, en estas visitas se viene evaluando la estrategia PRASS (prueba, rastreo y aislamiento selectivo sostenible), en donde se generaron una serie de alertas, respecto del desarrollo de los planes en los territorios.

La Supersalud ha hecho algunas recomendaciones para garantizar la articulación de los vigilados en los espacios programados por las entidades territoriales para socializar la preparación y desarrollo del plan de vacunación, realizar la actualización de las bases de datos y garantizar la disponibilidad de los recursos tecnológicos.