Ante la polémica por la aplicación de vacunas contra la Covid-19 por parte de la IPS Clínica Cardio Infantil de Montería, la ESE Vidasinú, ente vacunador, que detalló que su rol es de agendamiento y aplicación de biológicos.

“La ESE Vidasinú no tiene injerencia en la asignación y distribución, al no ser nuestra competencia como prestador del primer nivel de atención”, indicó la ESE a través de un comunicado.

Precisó que a su entidad le fueron asignadas 636 dosis de vacunas de Pfizer para los profesionales de salud priorizados y reportados según las bases de datos reportadas por las IPS de la ciudad seleccionadas para recibir la aplicación por la ESE Vidasinú.

Es decir, cada IPS es la encargada de reportar el talento humano en salud en su institución para la priorización en las etapas 1 y 2 de la primera fase de vacunación contra coronavirus.

La denuncia que recibió el periodista Diego Santos relata que en la IPS Clínica Cardio Infantil de Montería no se vacunó según los ítems de priorización, sino a familiares y allegados al centro de salud.