“Vitricio”, la anciana y del como no debe interpretarse la ley

Por: Javier De La Hoz

Esta semana recibí una llamada de un reputado periodista acuicioso quien desde hace ya varios años se interesa por temas ambientales y me pregunta: ¿Conoces  el caso del loro  “Vitricio”, que llevaba 50 años acompañando a una anciana de 102 años  de edad y que fué decomisado por la Policía Nacional para luego ser entregado a la autoridad ambiental…?.

Debo confesar que en principio el tema me sacó una carcajada, me parecía absolutamente increíble que éste tipo de situaciones se presentaran , luego al instante pensé, ¿Qué lleva a la autoridad a una aplicación tan exegética y restrictiva  de las normas? ¿Por qué éste tipo de interpretación no se hace  en casos de mayor relevancia?, ¿Será que la autoridad ambiental si tiene en cuenta la finalidad de esas normas que dice estar haciendo valer?, mi respuesta a esos interrogantes es… ¡No!.

Al día siguiente y ante la presión de la ciudadanía, la autoridad ambiental salió a explicar sus actuaciones tratando de cerrar la discusión con un rimbombante “sólo si un Juez lo ordena, devolvemos a Vitricio”, en ese momento pensé “tremendo lío por el loro”. No obstante medité, así mismo se imponen sanciones desproporcionadas por supuestas infracciones ambientales sencillamente escurriéndole el bulto a la justicia administrativa quién en no pocas ocasiones termina anulandolas por ser indebidamente impuestas.

Ahora bien, tal y como lo planteó el amigo periodista que me pidió la opinión sobre el tema, este es un caso que lleva a reflexionar sobre la forma como se interpreta la ley ambiental, no en pocos casos encontramos en sede administrativa aplicación extremadamente exegética, los funcionarios no tienen en cuenta que hoy día el sentido de las normas no se encuentra a partir de literalidad de las mismas, olvidan o dejan de lado que en casos como el del decomiso de “Vitricio” no estamos en presencia de un simple decomiso de un animal, en casos como éste donde se encuentra involucrada una anciana de 102 años (sujeto de especial proteccion) estamos ante una verdadera discusión sobre la aplicación practica de los Derechos Humanos, lo que conlleva a que no se trata de aplicar reglas, si así se entiende se cometen exabruptos como el decomiso del loro “vitricio”.

Señores, el lenguaje de las reglas es prescriptivo, prohíbe, manda, castiga, ordena conductas, mientras que el lenguaje de los Derechos Humanos implica no solo la aplicación de la norma como ustedes la entienden, claramente se debe realizar un ejercicio de ponderación por cuanto es un conflicto que implica principios, seguir  creyendo ciegamente que hacer cumplir la ley se limita a prohibir y castigar sin realizar un mínimo ejercicio de ponderación constitucional y de principialística, los ubica más o menos en la edad de piedra en lo que se refiere a intrepretación de la ley.

Posdata: La autoridad ambiental (CVS) invitó publicamente a la ciudadanía a que denunciara la tenencia no autorizada de animales silvestres, en esta ocasión no tengo una denuncia específica sobre animales, lo que si le pido a la autoridad ambiental (CVS) es que si de aplicar la ley se trata deberia pasarse por el Km 12 sobre la via que de Monteria conduce a Planeta Rica y ahí encuentra un verdadero escenario donde si podrá hacer un despliegue majestuoso de aplicación de la ley, para mayores especificaciones les dejo el siguiente enlace: https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2017/SU217-17.htm

Javier De La Hoz

Abogado Especialista en Derecho Ambiental Territorial y Urbanístico

Magister en Derecho Ambiental y urbano Territorial

Especialista en Derecho Contencioso Administrativo

josedelahoz@lawyersenterprise.com

@javierdelahoz20

admin

admin

Puesto

7 noviembre, 2020

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticias en Twitter

Publicidad

Artículos Relacionados

LA BONANZA DE LOS PILOTOS

LA BONANZA DE LOS PILOTOS

Por: Toño Sánchez Jr. TEXTO tomado del libro ‘HERMANOS DE SANGRE’. (Editorial Intermedio Editores). El descubrimiento de que la cocaína daba más rentabilidad que la marihuana –y que con menos espacio se podía transportar más alcaloide– abrió una oportunidad de oro...

leer más